Para quienes hemos investigado el uso y consumo de diferentes alimentos, nutrientes, sustancias, vitaminas, moléculas y suplementos alimenticios para mantener nuestro cuerpo sano y con un funcionamiento correcto, no resulta extraño escuchar la típica historia del bien contra el mal en la que los villanos son los radicales libres y nuestros súper héroes son los antioxidantes México.

En general es cierto que estas moléculas que nos ayudan en gran medida a retardar o evitar la oxidación de nuestras diferentes células, nos ofrecen varios beneficios, pero también es cierto que la gran mayoría de personas no conocemos sus mecanismos de acción, sus diferentes funciones, qué tanto nos ayudan, si pueden también provocar disfunciones o enfermedades, cómo consumirlas y al mismo tiempo desconocemos por completo lo que hacen y cómo funcionan los radicales libres.

Es por ello necesario conocer y explicar o desmentir algunos de los mitos que existen al respecto de estos dos tipos de moléculas.

La maldad absoluta de los radicales libres:

Uno de los mitos más conocidos al respecto es que los radicales libres son completamente malos, destructivos y dañinos, por lo que debemos evitarlos y eliminarlos de nuestro cuerpo. Esto no es del todo cierto.

Los radicales libres son moléculas inestables en el ambiente y en nuestros cuerpos, en casos muy extremos, pueden llegar a provocar mutaciones en nuestro material genético (ADN). Varios estudios científicos han ligado estas moléculas a diversas enfermedades del corazón, al síndrome de Parkinson y al cáncer.

Dado que los radicales libres se generan en nuestro cuerpo como el resultado o producto de la oxidación, un proceso metabólico básico en nuestros cuerpos, es común pensar que los antioxidantes México son la solución para eliminar y combatir estas moléculas.

Sin embargo, gracias al avance de la ciencia se ha comprobado que los radicales libres también tienen beneficios en nuestro cuerpo, principalmente en el sistema inmunológico, pues las células de este sistema disparan radicales libres contra los cuerpos invasores para combatirlos.

Entonces, es cierto que los radicales libres pueden ser dañinos, pero también son necesarios para algunas de nuestras funciones. Lo importante es mantener un equilibrio, una cantidad lo más cercana a lo ideal en nuestro cuerpo para que estas moléculas no nos afecten, pero nos ayuden en nuestras funciones. Por lo tanto, el consumo equilibrado de sustancias que eviten o disminuyan la oxidación celular también es necesario.

Una molécula antioxidante se puede sustituir con otra:

Otro mito sobre estas moléculas es que se crean y funcionan siempre de la misma manera, lo cual es completamente falso.

Desde un punto de vista técnico, toda molécula que evite la oxidación es un antioxidante. Desde esta perspectiva existirían cerca de 8,000 moléculas diferentes con estas características, sin embargo, no todas estas moléculas funcionan y actúan de la misma manera. Algunas de estas moléculas eliminan ciertos radicales libres y otros no, algunas actúan sobre células muy específicas, algunas requieren de ciertos procesos para actuar o ser activadas.

En general una molécula no sustituye a otra, por lo que es necesario tener una dieta completa y balanceada para consumir todo tipo de antioxidantes México y tener un sistema funcional completo.

Únicamente las frutas y verduras contienen estas moléculas:

Se cree que las frutas y verduras son los únicos alimentos que contienen este tipo de moléculas, por lo que es común que muchas personas basen su dieta en estos alimentos para obtener antioxidantes. Esto tampoco es del todo cierto.

Una molécula antioxidante puede ser encontrada en cualquier tipo de alimento de origen vegetal como cereales, legumbres, tubérculos y cualquier planta (incluso no comestibles), pues todas las plantas requieren y producen estas moléculas para combatir a sus depredadores y protegerse de los rayos ultravioleta.

Pero también hay productos de origen animal, como la carne, los lácteos y los huevos, que pueden contener este tipo de moléculas, derivadas sobre todo de la alimentación a base de plantas que muchos de los animales que consumimos tienen.

Debemos consumir alimentos fortificados:

Otro mito común entre las personas, y fomentado en gran medida por los medios de comunicación, es que los alimentos que están fortificados con antioxidantes México son mejores y más sanos que otros. Esta es una afirmación con cierto grado de verdad y de mentira.

La gran mayoría de alimentos procesados contiene este tipo de moléculas, pero en una cantidad mínima, sobre todo en comparación con alimentos naturales o productos especializados. Es decir, el cereal, las bebidas, las galletas y cualquier alimento procesado que asegure estar fortificado con sustancias para evitar la oxidación celular, lo está de verdad, pero si observamos la etiqueta de manera detenida nos daremos cuenta que solo contiene un par y en ocasiones solo un único tipo de antioxidante, que puede ser útil, por supuesto, pero no de manera significativa.

En conclusión, se puede decir que existen muchos mitos y creencias sobre el consumo de estas moléculas y sus beneficios. En general, es necesario consumirlos para que nuestro cuerpo funcione y se mantenga sano, pero no son un factor determinante, pues mantenernos en un buen estado físico y de salud depende no solo de lo que consumimos, sino de nuestros hábitos y estilo de vida e incluso de factores que no podemos controlar como la genética y el paso del tiempo.

Por lo demás, podemos tener una dieta balanceada que nos ofrezca todo tipo de nutrientes, vitaminas, minerales, proteínas y demás sustancias y moléculas que requerimos para tener un buen funcionamiento en nuestros diferentes órganos y sistemas.

Por todo esto debemos consumir productos vegetales, animales y nunca está de más algún suplemento que contenga proteínas, vitaminas y antioxidantes México, lo importante al final, es mantener el equilibrio de todo lo que consumimos.

Posts recientes